Prensa del año: 2017
4 de octubre de 2011
Para finales de este año se espera que la cifra se eleve hasta los 50.000, según se ha apuntado en Pamplona durante el V Congreso Nacional de la SEFF

En menos de 3 años habrá más de 50 millones de genomas secuenciados, con las consecuencias clínicas, asistenciales y socioeconómicas que esto supondría

  • La creciente incorporación de nuevos sistemas de secuenciación masiva abarata los costes y agiliza la obtención de resultados
  • Gracias a los progresos tecnológicos en el análisis molecular, el abordaje de algunas enfermedades oncológicas se hace más predictivo y dirigido
  • Los expertos propugnan un nuevo modelo en el manejo del cáncer, basado en decisiones preventivas y terapéuticas guiadas por las características moleculares de cada paciente
  • “La citotoxicidad y apoptosis celular inducida por la quimioterapia son rasgos heredables”, ha afirmado en su conferencia la norteamericana Eileen Dolan

Pamplona, 4 de octubre.- Actualmente se cuenta con más de 10.000 genomas humanos secuenciados, cifra que espera quintuplicarse a finales de año. Siguiendo esta misma tendencia, se estima que ya para el año 2015 habrá más de 50 millones de personas en todo el mundo que dispondrán de la totalidad de la información genética que posee, lo que abrirá innumerables posibilidades en la prevención y tratamiento de enfermedades en las que la carga hereditaria tiene una importante trascendencia.

Así lo ha puesto de relieve la investigadora Mónica Bayés, del Centro Nacional de Análisis Genómicos de Barcelona, durante la primera jornada del V Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacogenética y Farmacogenómica (SEFF) que reúne hasta hoy en Pamplona a un destacado elenco multidisciplinar de expertos. En este foro se ha insistido especialmente en que con estas nuevas tecnologías se facilita una rápida identificación de las personas con riesgo de sufrir enfermedades con una significativa carga hereditaria, posibilitando un diagnóstico más precoz, la puesta en marcha de una estrategia preventiva adecuada, la valoración de más opciones terapéuticas, la adopción de decisiones reproductivas o, incluso, la mejora en el conocimiento del espectro mutacional.

Mostrando un ejemplo práctico sobre la utilización e integración de las nuevas plataformas de secuenciación en el diagnóstico genético, la Dra. Conxi Lázaro, del Institut Català d’Oncologia de Barcelona, ha presentado una satisfactoria experiencia acumulada con la plataforma GS Junior de Roche para el estudio de dos genes que están implicados en un significativo número de casos de cáncer de mama y ovario familiar (genes BRCA). A su juicio, “la secuenciación masiva es el futuro y ya lo tenemos a la vuelta de la esquina; probablemente en pocos años pasaremos a analizar todas las muestras a nivel genético utilizando esta aproximación”.

El sistema GS Junior —desarrollado por 454 Life Sciences, una compañía del grupo Roche— ofrece una solución integrada de secuenciación y bioinformática con un tamaño similar al de una impresora láser de sobremesa. El sistema resulta idóneo para laboratorios de investigación que trabajan en secuenciación selectiva de regiones del genoma asociadas a enfermedades como la diabetes o el cáncer, secuenciación de genomas completos de microorganismos, análisis metagenómico o detección de nuevos organismos patógenos. “En nuestro caso -explica la Dra. Conxi Lázaro- esta plataforma nos ha resultado de gran utilidad, siendo fácil de usar, facilitando un rápido resultado, con una electroforesis corta y largas lecturas”; aunque aún se está finalizando la validación de la prueba piloto, “los hallazgos son prometedores y esperanzadores: esperamos disminuir el coste de la determinación y el tiempo de entrega de los resultados, así como la optimización de nuestros recursos”.

Lo último en investigación farmacogenética en cáncer

Estos progresos en la tecnología del análisis molecular soportan y favorecen la incorporación definitiva de un nuevo modelo en el manejo del cáncer. “Se trata de una nueva forma de hacer Medicina, en el que las decisiones terapéuticas están guiadas por los atributos moleculares de cada paciente”, comenta el oncólogo Eduardo Díaz-Rubio, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Y es que, a juicio de este experto, “estamos consiguiendo variar la forma clásica de entender el abordaje del cáncer, pasando a una vía más inteligente”. Hasta ahora se hacía una evaluación a posteriori del resultado de los tratamientos, después de haber ofrecido una quimioterapia similar para todos los pacientes y asumiendo bastante imprecisión en la predicción de la eficacia y la toxicidad de estos tratamientos; sin embargo, aseguró Díaz-Rubio, “en estos momentos, estamos imponiendo una evaluación a priori, de manera que antes de indicar una terapia analizamos los factores pronósticos y predictivos (respuesta, toxicidad), el histotipo, las características de los pacientes…,llevamos a cabo estudios genómicos, de farmacogenética, la evaluación clínica…y luego seleccionamos el mejor tratamiento”.

El cáncer es la enfermedad genética por excelencia. En los últimos años los esfuerzos se han centrado en conocer a fondo la biología molecular de cada tipo de cáncer. Ahora se sabe que existen grupos de tumores con unas peculiaridades genéticas que les hacen ser completamente diferentes a otros; sin embargo, cada tumor está albergado en un individuo concreto, con unas características genéticas particulares, y que existe una estrecha interacción entre las células tumorales y las células del huésped.

El conocimiento de esta compleja interacción entre el tumor y el microambiente que lo rodea nos ayudará a saber por qué unos tumores evolucionan más rápido que otros, y por qué ciertos tratamientos no son del todo eficaces”, afirma Dr. David Páez, del Servicio de Oncología Médica del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

Hoy en día, gracias a sencillos análisis genéticos, es posible elegir el tipo de tratamiento específico para un tipo concreto de tumor. De hecho, los estudios farmacogenéticos se han consolidado como la mejor muestra de una verdadera Medicina Personalizada. Por ejemplo, según apunta el Dr. David Páez, “en el cáncer colorrectal sabemos que la detección de mutaciones en el gen K-ras nos indica que estos tumores no se beneficiarán de unos determinados medicamentos”.

Individualización del tratamiento del cáncer

Lo cierto es que cada vez se conoce más del comportamiento del cáncer y de la respuesta a los diferentes tratamientos; así, “ya es posible en algunos casos seleccionar qué tumores y qué pacientes se benefician de los distintos tratamientos, consiguiendo el balance más adecuado entre su nivel de eficacia y el riesgo de provocar reacciones adversas”, reconoce la profesora Eileen Dolan, del Programa de Terapéutica Experimental y Clínica de la Universidad de Chicago.

La experta norteamericana ha mostrado resultados sugerentes con líneas celulares. En sus investigaciones ha podido demostrar, entre otros hallazgos, que las líneas celulares linfoblastoides (LCL) derivadas de africanos son más sensibles a los antimetabolitos y menos a los agentes platinos en comparación con las LCL de los europeos. Además, ha indicado que “los modelos basados en células permiten identificar los SNPs (polimorfismos de un solo nucleótido; Single Nucleotide Polymorphism) asociados con la citotoxicidad inducida por la quimioterapia”.

La citotoxicidad celular constituye uno de los mecanismos efectores de determinadas poblaciones celulares especializadas del sistema inmunitario, consistente en la capacidad para interaccionar con otras células y destruirlas. La quimioterapia se vale de este mecanismo de respuesta para inducir sus efectos; sin embargo, como ha subraya la Dra. Dolan, “ahora se conoce que tanto esta acción citotóxica como la muerte celular que provocan estos fármacos son rasgos heredables y que, por lo tanto, deben tenerse en cuenta en la práctica clínica”.

Respecto hacia dónde se deben dirigir los esfuerzos en este ámbito, los participantes en este Congreso asumen que “el trabajo coordinado entre los distintos grupos de investigación es vital para conseguir avanzar en el campo de la farmacogenética y, por tanto, conseguir una medicina cada vez más personalizada”, asegura el Dr. Jesús García-Foncillas, presidente organizador. En su opinión, “será necesario aunar esfuerzos para incorporar los análisis farmacogenéticos en el diseño de futuros ensayos clínicos, y así permitir  una aplicación más rápida y rigurosa de los conocimientos que aporta la farmacogenética”.

Para acceder a toda la información relativa al V Congreso de la SEFF: www.seff2011.es
Para más información
Begoña Mateo
Tlf.: 609 20 80 00



Estamos utilizando cookies para darle la mejor experiencia en nuestro sitio. Las cookies son ficheros almacenados en su navegador y son utilizados por la mayoría de los sitios web para ayudar a personalizar su experiencia web.
Al continuar utilizando nuestra página web sin necesidad de cambiar la configuración, usted acepta nuestra política de cookies.